submit2
Inicio / Empate y renuncia

general      19-03-2017
Empate y renuncia
imagen
Daniel Moscetta dejó de ser el entrenador de Central Córdoba tras la igualdad de esta tarde ante Cambaceres. Fue 2 a 2 en el Gabino Sosa por los goles de Ramiro Rocca y Gustavo Azcona, ambos por duplicado. A partir de mañana, Daniel Teglia se hará cargo del equipo hasta que la Comisión Directiva elija un nuevo técnico.
 
No fue una tarde más en Barrio Tablada. A lo emotivo (y sufrido) del partido se sumó la noticia de la salida del DT, que ya en la tarde-noche de ayer les había comunicado a los dirigentes del club que éste iba a ser su último cotejo en el banco, y que hizo pública la decisión luego del pitazo final, a través de un comunicado escrito.
 
De esta forma, y tras sólo cuatro meses, se termina una poco fructífera etapa de Daniel Moscetta como entrenador charrúa. En total dirigió 10 encuentros oficiales, de los cuales empató 7, perdió 2 y ganó solamente uno, lo cual arroja una efectividad del 33%.
 
Pero antes hubo un partido. Y no un partido más, sino una verdadera final anticipada en la lucha por escaparle al descenso. El desarrollo puede dividirse claramente en dos partes: un primer tiempo horrendo de Central Córdoba, de los peores que se recuerde; y un complemento mucho más favorable, en el que apareció una reacción anímica y futbolística que permitió remontar la historia.
 
En los 45 minutos iniciales no hubo un solo jugador charrúa que se haya salvado del aplazo, a excepción de Leonardo Romero. El arquero fue la única razón por la que Cambaceres se fue al descanso ganando sólo por dos goles, ya que tuvo tres intervenciones realmente espectaculares que mantuvieron al Matador en partido.
 
A los 33’, la visita se puso en ventaja a través de Gustavo Azcona, que marcó desde los doce pasos tras un infame penal inventado por el árbitro Antonio Amato. La fórmula se repitió minutos después para el 2 a 0, esta vez por una infracción indiscutible.
 
Este oscuro panorama obligó a la reacción del DT, que para el inicio de la segunda mitad mandó a la cancha a los dos futbolistas que pedían a gritos titularidad, y cuyas ausencias resultaban inentendibles: uno para crear, Martín Mustachi, y el otro para convertir, Ramiro Rocca.
 
Estos ingresos, sumados a una mejoría del resto del equipo, posibilitaron un giro de 180º en el trámite del cotejo. Córdoba se hizo dueño de balón y terreno y alcanzó la igualdad por medio de su goleador. Rocca marcó primero desde los doce pasos, en un penal con sabor a compensación por parte del árbitro Amato; y más tarde aprovechando un rebote dentro del área, tras un lindo remate de Mustachi que se había estrellado en el palo derecho.
 
Con el 2 a 2, el partido decayó en cuanto a ritmo. El Charrúa tuvo una opción clara en la cabeza de Lescano, pero el palo impidió el festejo; mientras que Cambaceres se refugió por miedo a quedarse con las manos vacías.
 
El balance del empate es mayormente positivo. Habiendo regalado la mitad del partido, haber podido rescatar un punto termina siendo un premio para nada despreciable. Sobre todo porque significa conservar la distancia de 7 unidades en la tabla de promedios con respecto a Cambaceres, que es el conjunto que hoy por hoy se ubica en zona de descenso.
 
Ahora será momento para que la Comisión Directiva pare la pelota y piense detenidamente el camino a seguir. Un nuevo paso en falso podría depositar a Central Córdoba en la D.
 
Alejandro López Vega