submit2
Inicio / Mereció más

general      14-03-2017
Mereció más
imagen
En la reanudación del Torneo de la Primera C, Central Córdoba arrancó arriba desde el vestuario ante Cañuelas por el tanto de Ramiro Rocca, pero no pudo sostener la ventaja y terminó cayendo por 3 a 1. Benaducci y Martínez, en dos ocasiones, marcaron para el local. En el Charrúa debutaron los refuerzos Lazo y Bracco.
 
No fue el arranque ideal en este 2017 para los azules. Es que, si bien estaba claro que la visita a Cañuelas presentaba una alta complejidad, la ilusión era al menos rescatar un empate que pudiera significar un punto de partida de cara a lo que viene. Y mucho más después del tempranero gol de Rocca, quien la empujó abajo del arco tras un desborde y centro de Marcelo Zaen desde la derecha.
 
El problema es que, como muchas veces sucede, la ventaja conseguida llevó a que los dirigidos por Daniel Moscetta cedieran la iniciativa y permitieran al local imponer condiciones. Así fue que sobre los 15’, Lucas Benaducci aprovechó un desacople en la franja derecha de la defensa y, mano a mano con Romero, definió suave junto al palo para igualar las acciones.
 
Con la historia otra vez en foja cero, Córdoba reaccionó y retomó algo de protagonismo, convirtiendo al partido en un trámite entretenido y de ida y vuelta. En ese contexto, el arquero Moyano le ahogó el grito a Zaen y, del otro lado, Gastón Grecco definió apenas desviado.
 
El comienzo del complemento fue una continuación del primer tiempo, con llegadas en ambos arcos. Rivas estuvo a punto de poner arriba al Tambero con un buen remate desde afuera del área que salió rozando el palo; en tanto que Ramiro Rocca, en pocos minutos, contó con dos chances de cabeza que no pudo aprovechar.
 
Pero a los 22’, cuando el Charrúa era quien parecía estar más cerca de desnivelar, llegó la acción que marcó el quiebre en el encuentro: un pelotazo largo encontró una nueva desinteligencia defensiva y permitió que el ingresado Martínez defina para poner el 2 a 1.
 
Los minutos restantes tuvieron a un Matador volcado al ataque buscando el empate pero sin conseguir demasiada profundidad. Las inclusiones de Mustachi, Bracco y Figueroa poco pudieron contribuir para modificar este panorama, y el tiempo se fue consumiendo hasta llegar al segundo golazo de Martínez que puso cifras definitivas.
 
El balance de la tarde en el sudoeste del Gran Buenos Aires termina siendo claramente negativo. No sólo por el factor obvio del resultado, sino también por lo desconcertante de la actuación: la que parecía ser la mayor virtud del equipo, el funcionamiento defensivo, hoy dejó muchísimas dudas; mientras que lo destacado estuvo, paradójicamente, en el sector que más dolores de cabeza había traído hasta aquí, el ataque.
 
Ahora habrá una semana para trabajar en lo táctico y en lo anímico, sabiendo que el próximo domingo Central Córdoba se jugará una verdadera final ante Cambaceres en la lucha por evitar el descenso.

 
Alejandro López Vega
Foto: Juanjo Cavalcante